Si estás buscando cirugía estética en Oviedo, y más concretamente, información sobre una rinoplastia, este post te interesa.

La nariz juega un papel fundamental dentro de la estética facial de cada persona. Es la parte más prominente del rostro y la primera captada por el ojo humano. No solo tiene una importancia significativa en la percepción de nuestra belleza, también ha estado muy relacionada con el tipo de carácter de la persona.

Por ello, las operaciones estéticas de nariz son las segundas más frecuentes y no es de extrañar que un número creciente de personas se hayan sometido a esta cirugía estética en Oviedo.

El preoperatorio es la parte del proceso en la que, una vez tomada la decisión, consultas con el profesional. Este hace un estudio del rostro para esbozar una nariz que consiga el equilibrio estético que buscas. El rango de operación viene definido por las características óseas y cartilaginosas de la nariz. Una vez hecho el estudio correspondiente, se acuerda la intervención.

En la actualidad, hay dos tipos de rinoplastia. La cerrada es aquella por la que el cirujano accede a los cartílagos y estructura ósea a través de las fosas nasales. Es un tipo de operación con mucha demanda, porque no deja cicatriz y se obtienen muy buenos resultados.

La abierta, a diferencia de la anterior, requiere de una incisión entre la punta y la base de la nariz, para manipular cartílagos y huesos. Se cierra con una pequeña sutura y la cicatriz que deja es prácticamente imperceptible.

Gracias a los avances quirúrgicos, el postoperatorio es un proceso bastante llevadero. Te suministran analgésicos para el dolor y antiinflamatorios que ayuden en la recuperación. Te colocan una cédula que proteja en las primeras semanas y unas cuantas más en las que evitar actividades que puedan dañar la nariz.

En Rehavitall quedamos a tu disposición para resolver cualquiera de tus dudas.