No hay nada más abstracto que el tiempo, y es que se nos escapa constantemente sin poder hacer nada por ello. En las clínicas de cirugía estética en Oviedo observan constantemente cómo se materializa el tiempo en los pacientes en forma de arrugas. Por esta razón, queremos explicarte qué ocasiona estos pliegues cutáneos.

El envejecimiento es el factor que sirve de detonante de las arrugas. Obviamente, la genética, así como la pigmentación de la piel, contribuyen a una formación más o menos marcada de arrugas. A su vez, este envejecimiento puede ser intrínseco o extrínseco. El envejecimiento extrínseco puede evitarse, ya que son varios los factores que generan que el intrínseco se vea demasiado acelerado, antes de tiempo.

En las clínicas de cirugía estética en Oviedo recomiendan evitar la exposición al sol y contaminación, así como mantener buenos hábitos de alimentación. Este envejecimiento extrínseco se manifiesta en forma de pérdida de colágeno, elastina y GAG (que forman parte de la estructura de nuestras células cutáneas). Pero sí que hay un envejecimiento que es natural: el intrínseco.

El envejecimiento intrínseco surge como respuesta a una reacción química de oxidación. Esta oxidación se genera cada vez que realizamos esfuerzos o acciones (lo cual es diariamente) que suponen quemar energía. Así, acciones como respirar o caminar ocasionan este envejecimiento, dado que empiezan a eliminarse lípidos de la piel. El propio organismo dispone de un sistema natural de defensa ante esta clase de envejecimiento, recurriendo a una serie de enzimas antioxidantes, pero podemos ralentizar y paliar los efectos de este envejecimiento si:

- Combatimos el estrés.

- Dormimos 8 horas.

- Consumimos frutas y verduras.

- Bebemos té verde.

- Tomamos vitamina C.

- No fumamos.

Desde nuestra clínica, Rehavitall, puedes paliar los efectos de una clase de envejecimiento y de otra con tratamientos como la dermoabrasión o la mesoterapia facial, que te permitirán disminuir los pliegues cutáneos del rostro.